Dirección postal & Contacto

Nuestra dirección

Copainalá

GPS

17.0930214, -93.2102105

Teléfono

-

E-mail

-

Web

-

Copainalá es un pueblo con historia, somos la cultura zoque que se mantiene viva, que está presenté que habla, vive y trasmite el conocimiento heredado  de  nuestros antepasados, conservando nuestras tradiciones como ellos nos las enseñaron. Tenemos la memoria de un pueblo antiguo y hemos sido parte importante en la formación y desarrollo histórico de México.

Dentro de los atractivos que distinguen a nuestra localidad, tenemos monumentos históricos como el Templo de San Miguel Arcángel construido a mediados del siglo XVI por los frailes dominicos españoles y habitantes  Zoques de nuestro pueblo, la fecha de inicio de construcción de la nave y la torre  principal se establece entre 1549 y 1572, periodo en que los frailes  dominicos iniciaron sus labores  misioneras en la zona  indígena, siendo nuestra localidad una de las que todavía conservan sus Iglesias coloniales originales. Los detalles son de estilo renacentistas con elementos  barrocos, la torre  de la Iglesia representa una lucha entre los ángeles y los demonios.

Anexo al Templo descrito se encuentra el Templo de San Vicente Ferrer, edificación de estilo renacentista con una marcada preferencia mudéjar proveniente de la Andalucía Medieval, característica común de las  construcciones de la América Central Colonial. En general este edificio y el ex convento (casa secular) muestra viejas tradiciones de construcción de principios del S.VII. Hoy en día, y gracias a la intervención del INAH esta construcción está  recién restaurada.

Nuestra cocina se prepara con plantas y hierbas de la región, creando manjares culinarios que encantan a nuestros visitantes, una de las comidas más conocidas es la llamada “Tzata” comida tradicional zoque que se elabora a base de frijol y guineo (plátano) verde, se agrega chicharrón molido en molcajete para darle más sabor. También tenemos el Pimbu, “elote molido con chipilín y bolita de masa”, esta comida solo se elabora en los tiempos de cultivo de maíz. Y tenemos una variedad de tamales, que nos acompañan durante todo el año así como en las fiestas tradicionales: de chipilín, hierba Santa, de bola y de mole. Nuestras bebidas tradicionales son el pozol blanco (elaborado a base de Maíz cocido con cal) y pozol de cacao, que pueden acompañarse con sal, mango verde y chile. Atol agrio, bebida copainalteca hecha a base de elote macizo y desgranado, que se muele y se hierve, Rompope, bebida que se elabora con leche, trago y color artificial. Por último la bebida ritual de Carnaval zoque copainalteco; el cupsi, una bebida de carácter ritual que se prepara a base de aguardiente y miel, el cual guarda un significado profundo y místico según la comunidad zoque tradicionalista.

Nuestros saberes tradicionales han sido preservados por diferentes personajes como el rezador y maestro de danza autóctona. Cirilo Meza Gómez, galardonado con el premio Chiapas en 1992, y el maestro de música tradicional Luis Hernández Aguilar reconocido como Tesoro Humano Vivo en el año 2021, distinciones que otorga el Gobierno del Estado de Chiapas, por ser parte del patrimonio cultural inmaterial dela Humanidad.

Copainalá es conocido como “el pueblo de las 1,000 danzas” ya que nuestras tradiciones y leyendas las contamos a través de ellas, cada una es una representación escénica, donde se cuenta el origen y evolución  de nuestra  tierra. Nuestras danzas tradicionales que originalmente tenían un carácter ritual de las costumbres prehispánicas de los ancestros, se fusionaron con nuevos elementos de la religión católica en el periodo de la  conquista, dando como resultado un calendario de representación de estas danzas al menos  una  vez al mes durante todo el año, en las festividades de los santos  que residen en las capillas de los diferentes barrios de Copainalá. Mocteczu, San Miguel, la Encamisada, los Pastores, San Jerónimo, el Gigante, San Lorenzo, Santa  Susana, Bailarín el Caballito y San Isidro, son algunas de ellas. Se logró un sincretismo tal entre la religión católica y la tradición de los antiguos zoques, que no se puede concebir una festividad religiosa sin la participación de la comunidad tradicionalista con sus danzas, rituales tradicionales y adornos sagrados como el zomé, que se construye sobre una vara de caña dulce envuelta en hojas de maguey y pimienta y se adorna con flores de la región, para los zoques de Copainalá significa la entrada a un lugar sagrado, se coloca en la entrada de las casas, o iglesias donde se realiza la fiesta o sobre los altares sagrados.

La popularidad del municipio se debe sin duda, a las emotivas tradiciones de los festejos, los cuales no te puedes perder, por ejemplo el Moctezu, San Miguel, la Encamisada, los Pastores, San Jerónimo, el Gigante, San Lorenzo, Santa Susana, el Caballito, el Weya Weya y San Isidro. En Semana Santa se realiza un gran recorrido por las orillas del pueblo donde se observan la escenificación del vía crucis que te harán sentir una profunda vivencia espiritual.

Otra de las tradiciones importantes es el festejo del día de muertos, en donde los pobladores se dan cita en el panteón municipal, quienes llegan desde la medianoche del día 1º de noviembre a encender velas, llevando flores y ofrendas, como tamales, naranjas, atole agrio, rompope, panecillos, cacate, y frutos de temporada a sus difuntos; las personas velan toda la medianoche las velas y se retiran al día siguiente

Las manifestaciones religiosas del municipio invitan a vivir y disfrutar de los templos católicos de San Miguel, el patrono del pueblo y su festividad a celebrarse en el mes de septiembre; San Vicente Ferrer, la feria más grande, donde asisten grupos y artistas internacionales y se celebra en el mes de mayo del 5 al 10; la Inmaculada Concepción que se celebra en el mes de diciembre; La iglesia de San Fabián que se celebra en el mes de enero; la iglesia de San Juan que se celebra en diciembre; La iglesia de Santa Cecilia, que se celebra en el mes de noviembre; la de la Santísima Trinidad, que es la iglesia más antigua del pueblo y que se celebra al primer domingo después de Pentecostés; la iglesia de Santa Anna que se celebra en el mes de julio de 24 al 26; la iglesia de San Francisco que se celebra en el mes de octubre, y por último el templo de San Marcos, construido recientemente que se celebra el 25 de abril.